Mangalah, se encuentra enclavado en el valle ecológico de San Marcos Sierras,
rodeado por callejones naturales que guardan el encanto de su lugar. La madre tierra que propia en este espacio la plantación de olivares, brindando un suelo arenoso-arcilloso especial para este cultivo.


El aceite de oliva orgánico elaborado en el país corresponde al tipo virgen de alta calidad. Los productos orgánicos certificados en la Argentina son reconocidos en la Unión Europea y constituyen una alternativa para agregar valor a la producción nacional de aceite de oliva.

En 1996, el volumen procesado superó las 500 Tn., de las cuales el 50% se destinó al mercado externo. Para 1997, fue de más de 600 Tn. como consecuencia de las mejores condiciones climáticas para el desarrollo del cultivo.

La producción de aceite de oliva orgánico surgió como una alternativa que permitió recuperar un sector productivo e industrial que se encontraba atravesando una crisis económica profunda.
Los centros geográficos son los valles de regadío de los ríos Soto y Cruz del Eje, en Córdoba, y zona serrana sur de Buenos Aires. Estas regiones son consideradas marginales desde el punto de vista productivo para la actividad olivarera.